Lirios para Salomón y la Sulamita

  “Yo soy la rosa de Sarón, el lirio de los valles”
Cantar de los Cantares 2:1

Ya sea en medio de la sencillez de piedras y agua, en la majestusidad Romana, o en el grotesco trabajo de El Bosco, el jardín es un símbolo de placer, deleite, inocencia y también de pecado, recordemos que nuestro sufrimiento (occidental) según la tradición Judeocristiana arranca con el destierro de Adán y Eva del Jardín del Edén. Desde la tradición, Judía, y occidental se alza El Cantar de los Cantares, libro atribuido a Salomón, el cual describe sus amores con la Sulamita (Cnt 6:13) en medio de imágenes exóticas y de paisajes que invitan al placer  "Frondoso es nuestro lecho; las vigas de nuestra casa, cedro; nuestro artesonado, ciprés". (Cnt 1:17).
A manera interpretativa hay quienes ven en éste, un canto alegórico entre Dios/Jesús y su Pueblo/Iglesia (el esposo y la esposa) o más aún el esbozo romántico de la sexualidad humana. Para mi, el interés radica en la descripción de las flores que ambientan el romance de los enamorados. Así, doy por hecho que en la lectura de los 8 capítulos la flor que persiste con mayor insistencia es el Lirio, con rasgos que se acomodan tanto al esposo como a la esposa.

El esposo: Tus dos pechos son como dos venaditos, mellizos de gacela, que se apacientan entre lirios (Cnt 4:5).
Tu vientre es como un Montón de trigo rodeado de lirios (Cnt 7:2b).

La esposa: Sus mejillas son como Almácigos de especias Aromáticas, que exhalan perfumes. Sus labios son como lirios que despiden penetrante aroma (Cnt 5:13).

Parece que esta flor de seis pétalos fue la favorita de Salomón y la Sulamita. Presento las referencias a los Lirios y a otras flores que pueblan este bello canto.

1:14 Mi amado se parece a un racimo de flores de alheña de las viñas de En-guedi.
2:1 Yo soy la rosa de Sarón,el lirio de los valles.
2:2 Como un lirio entre los cardos es mi amada entre las Jóvenes.
2:16¡Mi amado es Mío, y yo soy suya! Él apacienta entre los lirios
4:5 Tus dos pechos son como dos venaditos, mellizos de gacela, que se apacientan entre lirios.
4:13 Tus plantas son un huerto de granados con exquisito fruto. Hay alheñas y nardos;
5:13 Sus mejillas son como Almácigos de especias Aromáticas, que exhalan perfumes. Sus labios son como lirios que despiden penetrante aroma.
6:2 Mi amado Descendió a su huerto, al Almácigo de las especias, para apacentar en los jardines y para recoger los lirios.
6:3 ¡Yo soy de mi amado, y mi amado es Mío! Él apacienta entre los lirios.
6:11 Al huerto de los nogales Descendí, para ver los retoños del valle, para ver si las vides ya han florecido; si han brotado los granados.
7:2 Tu ombligo es como una copa redonda a la que no le falta el vino aromático. Tu vientre es como un Montón de trigo rodeado de lirios.
7:12 madruguemos para ir a las viñas. Veamos si han florecido las vides, si se han abierto sus botones, o si han brotado los granados. ¡Allí te daré mi amor!
7:13 Las Mandrágoras ya despiden su fragancia, y a nuestras puertas hay toda clase de frutas selectas: tanto frescas como secas que he guardado para ti, oh amado Mío.

Fotografías de Beatriz Vidal

No hay comentarios: