Flores de Opio en las Nubes (III)

Urapanes por marcotruiz
Alabimbobao
el último partido de fútbol entre los claveles rojos y el viento frío de la tarde arbitrado por ese olor a yo no sé trip trip trip (94)
Los días olían a diesel con durazno
Sus cuerpos se llenaban de hojas secas y del olor de los urapanes. (95)
El día que Marciana se volvió definitivamente loca de remate fue en el gran derby, sábado en la tarde, nubes blancas, cielo azul, mujeres oliendo a Heineken, a perfume de rosas, a tabaco negro. (98)
Las mujeres olían a rosas y sus palabras se iban con el viento, con el humo azul de los cigarrillos. (99)
Sintió que el aire olía a Brandy, que Dios había regado brandy con begonias sobre las nubes, sobre los árboles, sobre su cuerpo lleno de pecas.(99)
Aparecía todos los viernes con un ramo de flores y chocolates. Todo parecía indicar que a todos los locos de ese sanatorio les gustaba el chocolate. (105)
Este último la estrujó entre sus brazos, cerca de su sudor, cerca del jardín escandaloso que llevaba estampado en la camisa de algodón. (105)
Entonces fijó su mirada en la camisa de flores tropicales de Alain y hacia allí llevó el filo del cuchillo. Pacientemente cortó una flor de la camisa de Alain. Una victoria regia para ser exactos. Y se largó feliz con su flor. (106)
-Oye preciosa, toma esta victoria regia para que la observes toda la noche mientras te deprimes viendo una lluvia de idiotas-.(106)
Whisky
Whisky es pasar los días con un poco de flores diminutas que se marchitan en la mitad del jardín sangriento que llevamos sembrado en la mitad de los huesos, be happy no worry, qué cosa tan jodida trip trip trip, vamos o no vamos. (116)
Ruta 34A Meissen
y nos pusimos con Amarilla a contar los urapanes, uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete (122)
Amarilla me dijo que los árboles le recordaban la niñez. Que cuando era niña siempre contaba todos los árboles y que los que tenían aves en sus ramas contaban por dos y me dijo muñeco vamos a contar urapanes, claro muñeca contemos, uno, dos, tres, cuatro, cinco urapanes. (122)
A las seis de la mañana estábamos por la 80 y ya no había urapanes.(125)
Miré de nuevo hacia la ciudad. Me acordé de mamá. Debía estar llorando metida en la mitad de una manta blanca cerca de las flores. Debía estar regando las plantas del antejardín antes de que llegara la enorme nube de ceniza. (134)
Jirafas con Leche
Había también algunas fotos de las fiestas famosas que hacía Alain. En una se veía a Marciana totalmente ebria alzándose una falda rosada estampada con florecitas amarillas de yo no fui.(135)
Me vestí y fui al hospital. Llevé unas flores. Entré a la habitación 208. Régine estaba pálida. (137)
Me dijo que había soñado con una avenida llena de flores de nitrógeno que quedaba en una ciudad de edificios blancos y cielo azul.(138)

Fragmentos tomados de:
Chaparro M., R. (1992). Opio en las Nubes. Bogotá: Fondo Nacional de Cultura. 141 p.
Licencia de Creative Commons

4 comentarios:

Tribu amada dijo...

Un placer leerte .. Eres onírico con las metáforas qeu me trasladan a lugares inimaginables.
Besos
Amalia

Ricardo - ventanas de aluminio dijo...

Que agradable lectura, muy bueno, saludos

Ricardo - ventanas de PVC dijo...

Hola, me gustó mucho el blog, que bello el fragmento, saludos

Julian Castro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.