Flores para una temporada en el infierno / Arthur Rimbaud

"Tú seguirás siendo una hiena...
declara el demonio que me coronó con tan amables amapolas.
Gana la muerte con todos tus apetitos,
y con tu egoísmo y con todos los pecados capitales". (1)
HAMBRE
Hambres mías, girad. Hambres, cruzad
El prado de sonidos.
Atraed el veneno alegre
De los lirios.

Comed los cascotes rotos,
Piedras de viejas iglesias,
Guijas de antiguos diluvios,
Panes sueltos en grises glebas.
El lobo aullaba entre el follaje,
Las bellas plumas escupiendo
De su comida de volátiles:
Como él me estoy consumiendo.
Las ensaladas, las frutas,
Sólo esperan la cosecha;
Pero la araña del seto
No come más que violetas.

(11)

ADIÓS
A veces veo en el cielo playas sin fin, cubiertas de blancas y gozosas naciones. Por encima de mí, un gran navío de oro agita sus pabellones multicolores bajo las brisas matinales. Yo he creado todas las fiestas, todos los triunfos, todos los dramas. He tratado de inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas. Yo he creído adquirir poderes sobrenaturales. ¡Pues bien! ¡Tengo que enterrar mi imaginación y mis recuerdos! ¡Una hermosa gloria de artista y de narrador desvanecida!
(15)

Versión electrónica: librodot.com
Fotografía CC BY-SA 2.0 Gaudiramone
Licencia de Creative Commons

No hay comentarios: