Las flores de Safo



Gónguila, tierna rosa, ven con tu lira
Lidia…………………………………….

las muchachas ante la puerta
pasamos la noche entera, oh afortunado esposo,
cantando tu amor y a tu novia
cubierta de violetas,

62
Dicen que Leda encontró cierta vez un huevo oculto
entre los tallos del jacinto. . . más brillante que cualquier otro.

63
Después de que mueras, yacerás sin que nadie te recuerde
o por ti se duela, pues no gozaste las rosas de
Pieria. Ignorada también en la casa del Hades,
flotarás errabunda entre los oscuros muertos. . .

ya no soportan las rodillas llevarnos
eras como cervatilla
pero, ¿qué puedo hacer?
imposible que suceda
la aurora de brazos de rosas
llevó hasta la tierra

seguir leyendo

Oh Dica, que tus tiernas manos trencen ramos de anís
para cubrir de guirnaldas tu adorable cabellera.
A la que llega con gracia y con las más bellas flores, las diosas
se acercan; de las que no llevan guirnaldas, se alejan.

De tantas guirnaldas de violetas
y de rosas, y también de azafrán,
con que a mi lado te ceñiste.

De tantos collares tejidos
con dulces flores
que rodeaban tu tierno cuello.

De las muchas veces que con abundante
mirra de flores y de reyes
ungiste tu cabeza de hermoso peinado.

Me domina el deseo de morir
y conocer las riberas del Aqueronte,
floreciendo de lotos húmedos de rocío

supera a todas las estrellas,
cubre con su luz las saladas aguas del mar
y los campos de abundantes flores,
donde el bello rocío desciende, donde florecen
rosas y tiernos botones silvestres

Como el jacinto pisoteado en la montaña
por los pastores y sobre la tierra las flores
púrpuras. . .

Más blanca que la leche,
más blanda que el agua,
más melodiosa que las liras,
más majestuosa que un potro,
más florida que las rosas,
más suave que una hermosa túnica,
de más precio que el oro. . .
Tenga una bella hija que parece
como las flores doradas, la amada Ciéis,
a cambio de la cual ni toda la Lidia ni la agradable Lesbos aceptará.

Así las cretenses, cadenciosas, con pies delicados
bailaban alrededor de un altar precioso,
pisando las tiernas y fragantes flores del prado.

no destruye la vista
las flores del jacinto

"Un esplendor que sobre la ciudad entera no destruye la vista, como Safo dice, sino que al mismo tiempo acrecienta, fortalece y mantiene la alegría, más no como el color de las flores del jacinto, sino como nunca el sol y la tierra se han mostrado a los hombres."

ven conmigo Creta. . .
a este templo. . .hermoso bosque sagrado
de manzanos y sobre los santuarios arde humeante
el incienso.
En el bosque, el agua fresca murmura a través de las ramas de los
árboles. En todo el huerto sombrean
las rosas y del follaje que tiembla
se desliza un suave sueño.

le agracian más las guirnaldas
de flores que empiecen a abrirse."

porque habla
a la novia de hermosos pies
hija del Cronida, a la cubierta de violetas
que enfurece dispuesta, cubierta de violetas

 

Los fragmentos son tomados de:
Safo poemas
Edición completa de los fragmentos sáficos
Carlos Montemayor
Derechos reservados
© 1986, Editorial Trillas, S. A. de C. V.,
http://elortiba.galeon.com

No hay comentarios: